Análisis de documentos antiguos

Una de los trabajos que realizo es el análisis de documentos de época. Yo mismo soy coleccionista de billete antiguo español  y me he movido en ese ambiente durante mucho tiempo. Analizar este tipo de documentos no reviste especial dificultad si conoces los sistemas de impresión antiguos como la litografía, la linotipia y las tintas no orgánicas, como los rojos de cadmio o los azules de cobalto. A partir de 1925, todos los pigmentos se indexaron en el Índice Internacional de Colorantes, de la Society of Dyers and Colourists y la American Association of Textile Chemists and Colorists.

Normalmente, la fabricación de papel se producía de una manera diferente a como se hace hoy en día. Por lo tanto, cualquier falsificación actual de cierto nivel se ejecutará sobre pliegos de época, porque en la actualidad para un ojo experto es sencillo detectar un papel fabricado de los años 70 hasta ahora. Si detectamos compuestos OBA, de forma inmediata centramos esta fabricación de los años 80 hasta ahora.

Otro dato que suelo recopilar, sobre todo en los manuscritos o firmas, es el análisis multiespectral de las tintas usadas. En el siglo XIX por ejemplo se usaba con frecuencia en documentos de seguridad la tinta ferrogálica que en los sustratos envejecidos deja un rastro evidente en forma de halo con cierta fosforescencia ante la luz UV, como en este ejemplo debido a la degradación de la celulosa por el ácido.

Tintas ferrogálicas en un documento de 1850. Se usaban con plumillas de inmersión.

Otro tipo de tintas de estilográfica. A partir de los años 20 y 30 se comenzaron a usar  colorantes orgánicos, menos agresivos con los sustratos y con fluidificantes como el glicol. Este tipo de tintas responde de una forma determinada ante la luz infrarroja.

Firma en un bono con tinta colorante de estilográfica
Respuesta de la misma tinta ante una frecuencia de más de 740 nm. Como podemos ver ” desaparece” del pliego. En cambio la escritura de máquina continua inmutable.

Con los numerados tipográficos pasa lo mismo. Son muy complicados de falsificar debido al sistema de impresión que usa, que es por relieve y presión. Se le puede aplicar luz rasante, pero también una comprobación de la respuesta espectral de las tintas de impresión en forma de guilloches que acompañan los numerados. Actualmente, los numerados se realizan con láser.

Numerado con luz de 5000 K normalizada.
Mismo motivo con luz de 940 nm infrarroja. Vemos como la tinta de impresión ha perdido gran parte de su fuerza.

Finalmente, se puede realizar un control del color del documento con cartas normalizadas de color para realizar un análisis pormenorizado del color.

Fotografía con carta de control de grises

Y análisis del intaglio (calcografía) con luz rasante para comprobar el relieve de los motivos. Para eso suelo usar una cámara microscópica. En estos casos se puede observar como el efecto succión del grabado y la tinta de gran viscosidad consiguen aportar ese característico relieve a los documentos sensibles. Es una técnica antigua, pero muy efectiva aun hoy en día.

Luz rasante en la calcografía. Imagen a 60X.

Tras esta serie de comprobaciones y algunas más, se puede llegar a determinar si un documento es auténtico o una falsificación. En pericia documental acepto encargos de este tipo y emito informes simples con las pruebas detalladas y los resultados. Esta es una pequeña muestra de los trabajos que suelo hacer y las posibilidades que la técnica y los conocimientos adquiridos pueden realizar si se combinan. Entre mi formación académica destaco el de  Técnico Superior en Artes Gráficas, con especialidad en impresión. Sobre este aspecto, recibí una instrucción completa eminentemente práctica en la Escuela de Artes Gráficas de Bilbao en métodos antiguos de impresión: tipografía, linotipia, litografía y después desarrollé parte de mi carrera profesional en varias empresas de impresión de seguridad, como Segurigraf y SYGRAF, del grupo  SIGNE SA.

Saludos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

8 ideas en “Análisis de documentos antiguos

  1. Iván Autor de la entradaResponder

    Hola, Emily. Pues el libro ya era viejo cuando lo firmó, porque Alfonso XII nació en 1857 y fue rey de España de 1875 a 1885. Saludos.

  2. JAVIER Responder

    Hola. Tengo un documento de 1840 al que se me hace imposible leer, puesto que la tinta casi ni se ve ¿qué puedo hacer para poder darle vida a esa tinta, sin estropear el documento, por supuesto?

    • Iván Autor de la entradaResponder

      Hola, Javier. Esa es una tinta hecha a partir de tinturas vegetales o tinta de sepia, que con el tiempo tienden a perder fuerza. Imagino que no es un documento importante, porque en aquellos años ya sabían esto y usaban tintas ferrogálicas con escrituras, contratos o cualquier documento de cierto valor. Dicho esto, leer lo que pone es muy sencillo. El ojo humano no es capaz de discriminar por longitud de onda, pero las cámaras sí. Cuando tenemos este tipo de documentos, se van iluminando con una selección de luces hasta que los restos de tinta responden a una de ellas, normalmente en el arco de los 497-570 nm, y de repente las letras aparecen como por arte de magia. En cualquier caso, si no es así, con luz infrarroja se verá bien. No es destructivo. Hace falta una cámara réflexcon trípode, un poco de maña, paciencia y unas luminarias con ciertas características. Un cordial saludo.

  3. JUAN GARCIA SALAZAR Responder

    TENGO UN PERIODICO DEL AÑO 1885 QUIERO SABER QUE VALOR HISTORICO TIENE ESE DOCUMENTO, Y TAMBIEN MONETARIO

  4. Carlos Responder

    Tengo un ejemplar de el periódico “La Humanitat” editado en Barcelona , y de fecha 13 de abril 1932.
    Quisiera saber si es un ejemplar original o bien una copia de años posteriores. Un cordial saludo

    • Iván Autor de la entradaResponder

      En esos casos, la labor es más de investigación que otra cosa. El aspecto técnico poco puede hacer sin cotejo. En un caso, tuve que acceder a los archivos del Diario de Navarra para obtener algunos datos. Tenían todas las ediciones guardadas. Hoy en día es información accesible en internet, por lo menos de ese periódico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.